Competencias básicas de un traductor médico

Son muchos los estudios publicados sobre si la traducción médica debe ser ejercida por profesionales del sector médico o del sector de la traducción (cf. Marla O’Neill 1998; Navascués y Hernando 1998; Montalt y González Davies 2007). La mayoría de estos estudios llegan a la conclusión de que la traducción médica puede ser desarrollada por ambos perfiles siempre y cuando se tengan el interés y los conocimientos necesarios.

A partir de la división de las competencias que hacen Vicent Montalt y Maria González Davies en Medical Translation Step by Step, haré un resumen de las principales competencias que debe tener un traductor médico:

Lengua y escritura: Además de estar familiarizado con los géneros más traducidos y con las convenciones de los mismos, un traductor médico debe conocer las marcas comerciales, genéricas y químicas de los medicamentos; las metáforas e imágenes médicas; acrónimos y abreviaturas y fraseología médica. También es importante conocer las raíces latinas y griegas de los términos, diferenciar los distintos registros y entender y escribir textos originales de los géneros más traducidos.

Comunicación y cultura: Es fundamental conocer los diferentes tipos de lectores, así como sus motivaciones y expectativas para facilitarles la comprensión de los textos traducidos. Asimismo, todo traductor médico debe conocer las diferencias en las creencias y valores asociados a la salud y a la enfermedad en los diferentes países y culturas, así como las normas de las diferentes comunidades involucradas en todo proceso médico (pacientes, familiares, médicos, enfermeras, investigadores, etc).

Nociones de medicina: Este subapartado de competencias debe estar en un continuo proceso de actualización, dada la importancia de estar al día de los cambios y avances que se producen en el sector de la medicina. Algunas de las competencias básicas incluyen tener nociones de anatomía, fisiología, de los mecanismos de las principales enfermedades (evolución, síntomas, tratamiento…), de bioquímica, salud mental y pública o de los principales instrumentos utilizados en medicina.

Transferencia: En este caso el traductor médico debe asegurarse de que el texto meta es coherente y fiel al original y de conocer los errores más comunes en la traducción médica para anticiparse a ellos y evitarlos. Además, deberá ser capaz de introducir las convenciones del género origen en el texto meta.

Recursos de información: Al igual que ocurre en las otras especialidades de traducción, todo traductor médico debe ser capaz de usar eficientemente sus diccionarios médicos, enciclopedias, atlas, etc, así  como las bases de datos de información médica más importantes. También debe conocer las principales organizaciones que distribuyen información médica y las principales bases de datos terminológicas.

Práctica profesional: Estas competencias coinciden con las demás especialidades de traducción, pero no por ello son menos importantes y conviene recordarlas. Entre ellas destaco utilizar herramientas de traducción; saber negociar soluciones terminológicas con los clientes; comunicarse con fluidez con los clientes y SIEMPRE respetar las fechas de entrega. Además, el traductor médico debe conocer los aspectos legales que pueden afectar la práctica de la traducción médica.

Actitud: He dejado para el final las competencias que considero fundamentales para el desarrollo de la traducción en cualquiera de sus especialidades. Entre ellas destaco actualizar constantemente los conocimientos sobre la práctica de la traducción médica; motivarse; ser capaz de justificar las decisiones que se han tomado y aceptar sugerencias. Además, es importante que todo traductor médico sea consciente de su identidad profesional y que trabaje la memoria, la agilidad mental y la flexibilidad.

 

Referencias:

O’Neil, Marla.1998. Who Makes a Better Medical Translation. The Medically Knowledgeable Linguist or the Linguistically Knowledgeable Medical Professional? A Phisician’s Perspective. American Translators Association Scholarly Monograph Series, 1/1998, p.p. 69-80.

Navascués, F.A. y F. Hernando. 1998. “El médico traductor de textos médicos” en Félix Fernández, L. y E. Ortega Arjonilla (eds.) (1998)`

Montalt, V. y M. González Davies (2007): Medical Translation Step by Step: learning by drafting, Manchester, St Jerome Publishing.

5 pensamientos en “Competencias básicas de un traductor médico

  1. Estela

    Muy interesante.

    En el apartado “lengua y escritura”, ¿qué serían las metáforas e imágenes médicas?, ¿podrías dar una ejemplo?

    Gracias.

    Responder
    1. traduseo Autor

      Hola, Estela.

      Muchas gracias por tu comentario. Yo entiendo las metáforas e imágenes médicas como los recursos literarios que se utilizan especialmente en los textos divulgativos para acercar el texto científico al lector. Me refiero, por ejemplo, a los términos bélicos utilizados para describir los procesos virales: términos como “invasión”, “intrusos”, “líneas de defensa”, “piratas celulares” para referirse a los virus… ¡Espero que te haya servido de ayuda!

      Responder
  2. Iago

    Interesante tema.
    La verdad es que me gustaría ser traductor médico una vez termine la carrera. ¿Sería suficiente con hacer un máster de traducción médica? ¿Sabes qué tipo de formación necesitaría?
    Gracias .

    Responder
    1. traduseo Autor

      Muchas gracias por tu comentario, Iago. La verdad es que no tengo la autoridad suficiente para decirte con qué sería suficiente. Por lo pronto, decirte que la traducción médica, en mi humilde opinión, es una de las más complicadas que existe dada la complejidad del tema con el que se trabaja. Si no eres especialista del sector (enfermero, médico, etc), creo que la formación debe ser constante. Un máster puede ser una gran opción, pero siempre puedes complementarlo con cursos especializados sobre la temática que más te llame la atención (oncología, pediatría…). ¡Muchos ánimos y disfruta del camino, porque se trata de una especialidad apasionante!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *