Archivo por meses: febrero 2016

Breve descripción de un género médico a partir de un mini corpus de textos

El género es un concepto que incluye aspectos formales, socioculturales y cognitivos, así que ser conscientes del género al que pertenece el texto que debemos traducir es esencial para entender su complejidad en diferentes tradiciones lingüísticas.

Hace un par de años llevé a cabo una pequeña investigación para describir el género médico de la historia clínica, en concreto el subgénero de los informes médicos, y hoy me gustaría presentaros su metodología y principales conclusiones.

El estudio estaba basado en un corpus de 8 informes médicos de urgencias y de alta realizados entre los años 1999 y 2004. De acuerdo con el cuadro de caracterización del género creado por GENTT, analicé la cohesión de los textos (uso de conectores, deixis, etc); terminología (nombre de los fármacos: genéricos, químicos o marcas comerciales); lengua en comunidad bilingüe (castellano o catalán); uso de abreviaturas y acrónimos, uso de símbolos y estructura. El análisis estaba dividido en 6 partes de acuerdo con cada uno de los años correspondientes a la emisión de los informes (1999-2004).

El análisis de los informes me permitió dividirlos en dos grupos principales según sus características, los informes de alta y los informes de urgencias. Las pautas repetitivas que evidenciaron las diferencias entre informes de alta y de urgencias fueron:

– Los símbolos utilizados en los informes de urgencias pasan a concretarse lingüísticamente en los informes de alta: símbolo femenino pasa a ser «mujer de 74 años»; el símbolo de la flecha pasa a ser un signo de puntuación ortográfico (dos puntos), una conjunción o un conector causal en los informes de alta; 1c/12h pasa a explicitarse como «un comprimido en desayuno y merienda» en los informes de alta.

– Las listas, oraciones agramaticales o incompletas de los informes de urgencias se sustituyen en los informes de alta por oraciones subordinadas, elementos deícticos temporales y espaciales y diversos elementos cohesivos.

– En los informes de alta las abreviaciones utilizadas en los informes de urgencias se sustituyen por el término completo, y aunque siguen apareciendo acrónimos se disminuye su uso.

– Las estructuras no/sin + síntoma / patología son sustituidas en la mayoría de casos en los informes de alta por oraciones impersonales del tipo «no se observan» + síntoma / patología o bien por complementos preposicionales («paciente con antecedentes personales de bronquiectasias»).

Así pues, la principal conclusión que extraje de mi análisis fue que aunque los informes de urgencias y los informes de alta de las historias clínicas se engloban dentro del subgénero de los informes por incluir el mismo tipo de información y compartir la misma finalidad (informar), los informes de alta son más explícitos y presentan una mayor cohesión global que los informes de urgencias. Además, los informes de alta son documentos formales mecanografiados y destinados al paciente, mientras que los informes de urgencias son documentos informales escritos a mano y para uso de los profesionales.

El estudio tenía una dimensión reducida por cuestiones de espacio y tiempo, pero creo que sería muy interesante comparar estos resultados con un análisis de un corpus de textos mayor. Además, este estudio es extrapolable a cualquier otro tipo de género médico. En cualquier caso, no debemos olvidar que el género es un término convencional y dinámico que cambia a lo largo del tiempo, por lo que cada nuevo estudio que se realice deberá definir con antelación el concepto de género por el que se rige.