Archivo de la categoría: Edición y corrección

Mamá, quiero ser corrector

«Mamá, quiero ser corrector». Estas palabras han llevado a miles de personas al apasionante mundo de la corrección editorial, un mundo entre novelas, diccionarios, libros de estilo y gramáticas a menudo visto desde el exterior como un mundo solitario, triste y nada interesante. Y nada más lejos de la realidad: la corrección editorial es una profesión hermosa, elegante e interesante como ninguna.

Y aunque el perfil del corrector editorial a menudo pasa desapercibido o es confundido con el del editor, su trabajo puede llegar a ser determinante para el éxito de un libro. A diferencia de los editores, cuyo trabajo pasa por decidir qué obras publica su editorial, negociar las retribuciones con el escritor o pactar aspectos de la publicación del libro, los correctores son aquellos encargados de la corrección ortográfica, tipográfica y de estilo de los libros que decide publicar la editorial.

La corrección ortotipográfica incluye la revisión de la ortografía, márgenes, interlineado o signos de puntuación, mientras que la corrección de estilo incluye la revisión de la coherencia y la cohesión del texto. Cada una de las fases de corrección requiere de una gran precisión ortográfica, gramatical y léxica y de diferentes cualidades que determinarán la calidad final del texto: perfeccionismo, curiosidad, desconfianza, flexibilidad y rigurosidad.

Corrección editorial Traduseo

El mundo de la corrección editorial

Antes de iniciar cualquier tarea de corrección editorial, es importante que consultemos con la editorial las normas ortográficas por las que esta se rige: acentuación de sólo/solo, uso de cursivas, acentuación de pronombres… No debemos olvidar que la RAE, la Fundéu y otras academias pueden ofrecernos más de una opción para determinadas dudas lingüísticas, en cuyo caso la última palabra la tendrá siempre la editorial.

En la fase de corrección de estilo de la obra intervienen otros factores externos a nuestro trabajo, ya que debemos mantener un contacto directo con el escritor siempre que sea posible, lo que nos obligará a limitar nuestra creatividad. A diferencia de la traducción editorial, que nos ofrece una mayor libertad a la hora de trabajar con la obra original y donde la creatividad es un factor esencial para su calidad final, la corrección debe respetar en todo momento el estilo y voz del autor. Mi recomendación en esta fase de la corrección es que os centréis en la cohesión y coherencia del texto  y que consultéis siempre posibles casos de ambigüedad con el autor o incluso con el director de la editorial. No hay que olvidar que los escritores tienen mucho cariño a sus obras y que pueden sentirse ofendidos ante cambios innecesarios. Mi humilde opinión es que los correctores deben ser tan o más invisibles que los traductores, velando por la calidad de las obras.

Errores comunes en la búsqueda de empleo de traducción

El primer año de búsqueda de empleo como traductor autónomo es un camino arduo. Durante estos tres años de experiencia como traductora autónoma han llegado a Traduseo diversas cartas de presentación y currículums de jóvenes en búsqueda de empleo.

 

Siendo consciente de que yo no dejo de aprender día a día y de que nadie es perfecto, me gustaría compartir con vosotros algunos de los errores en la búsqueda de empleo más comunes que he podido observar, esperando que ello sirva a futuros traductores e intérpretes autónomos.

Búsqueda de empleo de traducción

 

  • No modificar el nombre de la empresa en las cartas genéricas. Aunque es fácil cometer este error cuando envías más de 10 cartas de presentación al día, debemos poner la misma atención en su preparación que deseamos que el responsable de recursos humanos preste al leerla. Aunque la mejor opción es personalizar cada una de las cartas de presentación que enviemos, si no tenemos el tiempo o las ganas de hacerlo, hay que intentar disimularlo al máximo ;-).

 

  • Faltas de ortografía o de coherencia y cohesión. Como no podía ser de otra manera, este es uno de los errores que más me toca la moral cuando recibo currículums de traductores. De la misma forma que no contemplamos que nuestro peluquero lleve el pelo enmarañado o descuidado, cometiendo faltas de ortografía o coherencia en nuestras cartas de presentación estamos cavando nuestra propia tumba. Ah, y si decidís traducir el currículum desde vuestra lengua materna, recordad que esa traducción será un claro reflejo de la calidad que ofrecéis…

 

  • Adjuntar el currículum sin ofrecer información extra. No debemos olvidar que la competencia es cada vez mayor y que una carta de presentación nos permitirá ofrecer información detallada sobre proyectos realizados o sobre nuestra especialización. Y no olvidéis remitir a vuestra web profesional si la tenéis.

 

  • Adjuntar CV sin formato y con errores de traducción. Si tenemos la mala suerte de no tener formación sobre cómo realizar un buen currículum, internet es una gran fuente de información en la que encontraremos modelos de currículum, plantillas o incluso cursos. Reitero que nuestro CV es nuestra mejor carta de presentación, así que el esfuerzo en conseguir un CV impecable puede valeros vuestro primer empleo en traducción.

 

¿Cuáles creéis vosotros que son los errores más comunes a la hora de buscar empleo en traducción? ¿Os habéis encontrado con situaciones similares durante vuestra experiencia como traductores autónomos o dueños de empresas de traducción?

Tareas básicas de los editores y correctores en el panorama editorial español

Es mucha la confusión existente entre las figuras del editor y del corrector y entre las tareas que deben desempeñar a lo largo del proceso de publicación de un libro. He decidido escribir este artículo para definir de forma clara y sencilla los conceptos de editor y corrector y clasificar algunas de las tareas que suelen desempeñar en las diferentes editoriales españolas

Basándonos en los significados de edición y corrección que nos ofrece Fernando Carbajal Orihuela en su artículo “Edición no es lo mismo que corrección ni ortotipografía es igual a corrección tipográfica” vamos a proceder a la definición de las figuras del editor y el corrector:

 

  •  Las principales funciones del editor son:

a) Coordinar el proceso de publicación de un libro desde la recepción del manuscrito hasta la salida al mercado del mismo.

b) Decidir qué proyectos se adaptan a los intereses y principios de la editorial y son aceptados para su posterior publicación.

c) Supervisar y proponer alternativas de redacción al autor para adaptar el texto a los estándares de calidad de la editorial.

  • Las principales funciones del corrector son:

a) La corrección ortográfica y gramatical de un texto.

b) La corrección de estilo del texto, que incluye la revisión de la coherencia y la cohesión textual.

c) La corrección ortotipográfica o de pruebas, en la que se incluye una corrección tipográfica y ortotipográfica intensiva.

 

Sin embargo, esta clasificación solo presenta el panorama ideal de una editorial, pero como sabemos la teoría no siempre coincide con la práctica. De hecho, la tarea de supervisión del editor puede coincidir en muchas ocasiones con la fase de corrección de estilo del corrector, en cuyo caso va a ser necesaria la continua colaboración entre editor y corrector. En este caso, los juicios emitidos por el corrector van a estar basados en la correcta cohesión y coherencia del texto, mientras que los juicios emitidos por el editor van a estar enfocados a los principios de calidad de la editorial y a fomentar la coherencia con anteriores proyectos publicados por la misma.

Por otra parte, también es común que la fase de corrección ortotipográfica o de pruebas no sea tarea propia del corrector, sino de los responsables de la sección de maquetación y diseño de una editorial. En cualquier caso, las tareas definidas pueden variar de editorial a editorial, pero he creído conveniente establecer unas bases que nos ayuden a diferenciar ambas figuras.